Mi proceso de cambio personal

Mi gran cambio empezó con la terapia que seguí con una excelente profesional de la psicología y el coaching, que el azar e Internet pusieron en mi camino, a raíz de unos problemas psico-somáticos que se me presentaron durante mi “etapa oscura” que he relatado en el apartado anterior.

Me siento tremendamente afortunado por haber conocido a Mª José Iosa, una gran profesional que, por encima de todo, me ha demostrado ser una persona de una enorme calidad humana, lo que para mí marca la diferencia entre los “profesionales de manual” y los que quieren ayudar a los demás poniendo también su potencial personal al servicio de sus clientes.

Gracias al proceso de autoconocimiento y de mejora personal que seguí con ella no solo he vencido muchos miedos y sustituido creencias nocivas para mí, causas fundamentales de mi anterior transformación negativa, sino que he reencontrado a antiguos amigos y, también, he descubierto otros potenciales personales como el poder de comunicación que tengo cuando transmito a otras personas aquellas ideas en las que creo firmemente, por citar uno de ellos.

A los hechos me remito.

Cuando terminó mi proceso terapéutico con Mª José Iosa, que dio paso al que espero será un continuo proceso de crecimiento personal, me di cuenta de que el Coaching podía ser tan beneficioso para las personas que necesitaban ayuda emocional que quise hacerlo asequible a aquellos que, como también era mi caso, tuvieran pocos recursos económicos.

Para ello le propuse a Mª José Iosa que organizáramos unos talleres semanales en los que, en pequeños grupos, los asistentes pudieran obtener recursos emocionales para mejorar sus vidas y las relaciones con los demás. Como  no podía ser de otra manera en ella, ¡aceptó!

Los resultados que se obtuvieron con los asistentes fueron tan positivos que decidí repetir esta experiencia con otros coaches de reconocido prestigio, tanto de terapia emocional como de cursos de Liderazgo personal, beneficiándose de ello desde entonces varios grupos de personas, a precios asequibles o incluso de forma gratuita.

También en ese momento comenzó una nueva etapa de mi vida.

Después de haber tenido durante 22 años mi propia empresa de transporte especializado decidí dejarlo todo, dado que el negocio tampoco me reportaba ya casi ningún beneficio (ni económico ni personal), para comenzar una nueva trayectoria en la que poder hacer lo que realmente me atraía desde hacía mucho tiempo: ayudar a los demás.

Lo malo fue que no sabía cómo iba a hacerlo ni cuál era el camino que debía seguir, pero tenía claro que debía hacer un cambio si quería conseguir algo diferente, como bien decía alguien mucho más inteligente que yo: el genial Albert Einstein.

Al disponer de mucho tiempo libre empecé a formarme, con cursos gratuitos de corta duración, sobre Coaching, PNL, Inteligencia Emocional, Competencias y, por pura “casualidad” (aunque ahora también sé que las casualidades no existen), como Formador.

Quiero dejar bien claro que en aquel momento yo no tenía absolutamente ningún ingreso. Al haber sido trabajador autónomo no pude acogerme a ningún tipo de prestación por desempleo, ni tampoco tenía ahorros. Este hecho me obligó a volver a vivir en casa de mi madre y a ser mantenido completamente por ella durante casi dos años, lo cual ha sido una circunstancia altamente frustrante para mí y que he podido superar gracias a los recursos emocionales que adquirí en mi proceso terapéutico, sin los que seguramente hubiera caído en una peligrosa depresión.

A los pocos meses de iniciar estos cursos gratuitos le tomé la palabra a uno de mis compañeros de clase, que se ofreció para dar una charla gratuita sobre redes sociales para aquellos que no dominábamos el tema, y organizamos el encuentro en un centro cívico al cabo de un par de semanas.

Para conseguir asistentes a la charla, en cada curso a los que asistíamos le pedíamos permiso a los formadores para dar a conocer la iniciativa con lo que, sin haberlo hecho nunca antes, me encontré durante varios días frente a 20 ó 25 personas que no conocía de nada, explicándoles que un compañero iba a dar una charla gratuita sobre un tema que les podía interesar.

El resultado, más que inesperado, fue que asistieron 25 personas a esa charla y, además, que de allí surgió la creación de una plataforma cívica, “NoSomosParados”, para ayudar a personas desempleadas y a las que buscan un cambio profesional.

NoSomosParados ha sido, para muchos de los que hemos participado en ello, un increíble medio de aprendizaje y de mejora personal, además de una inestimable fuente de contactos y de grandes amistades.

Paralelamente a esto comencé un voluntariado en una fundación que atiende a personas en riesgo de exclusión social. Empecé ayudando a los usuarios a redactar su currículum vítae y a buscar empleo a través de Internet; actualmente tengo un espacio como formador en Competencias y refuerzo emocional, tanto para pequeños grupos como de manera individualizada.

Gracias a toda esta experiencia estoy creando, junto con otros colaboradores,  un proyecto formativo para aumentar el Autoconocimiento de las personas y facilitarles el cambio que necesitan para ser más felices, basado en la gestión emocional y en el acompañamiento personal.

En el terreno meramente personal he experimentado unos cambios muy importantes, como el mantener con mis hijos una relación mucho mejor que la que tuve con ellos cuando eran pequeños. También he aprendido a decir “no” a aquello que no es coherente con lo que deseo o necesito y, en contrapartida,  ahora me atrevo a escribir para compartir mis emociones o mi creatividad con los demás, cuando siempre había pensado que era totalmente negado para la escritura.

Sin el trabajo de Autoconocimiento que realicé, guiado por Mª José Iosa, estoy seguro que nada de todo esto hubiera sido posible y que seguiría con mi trayectoria gris y sin más rumbo que el de dejarme llevar por la corriente, sin dirigir realmente mi propia vida y sin conocer la coherencia personal, que creo es la base de la felicidad.

Como una imagen vale más que mil palabras, aquí se puede ver el antes y el después de este proceso de cambio personal.
MI FOTO AÑO 2003           Perfil 2012

La fotografía de la izquierda es de 2003, en la de la derecha se me puede ver cómo soy en la actualidad.

Espero que todo esto que he explicado sobre mi vida sirva como un ejemplo real­ de lo que creo que es lo verdaderamente importante:

QUE EL CAMBIO PARA MEJORAR ES POSIBLE ¡SIEMPRE!

Sean cuales sean las circunstancias en que nos encontremos, por muy negativas que las veamos, por muy cuesta arriba que se nos haga la vida diaria, siempre hay una solución para todo. Lo único que debemos hacer es creer en nosotros mismos, convencernos de que nos merecemos ser felices, exactamente igual que cualquier otra persona en este mundo, y buscar el camino para conseguirlo.

No es fácil, estoy de acuerdo, pero si realmente se quiere, el cambio es posible.

A mí me costó varios años darme cuenta que no era el resto del mundo el que estaba en mi contra, sino que era yo el que no sabía cómo integrarme en el mundo que me rodeaba, aceptándolo y ACEPTÁNDOME tal como yo era.

No hay nada malo ni es un signo de debilidad pedir ayuda cuando no sabemos mejorar por nuestros propios medios, sino todo lo contrario: una persona que reconoce su vulnerabilidad es mucho más fuerte que la que no se quiere enfrentar a ella y, sobre todo, es la única de las dos que podrá encontrar la solución que le permita superarse, os lo aseguro.

En mi caso, este cambio personal no solo me ha hecho sentirme mucho más feliz, al conocerme mejor y ser capaz de seguir lo que mi interior me dicta, sino que ahora estoy ayudando a otras personas a que se conozcan mejor a sí mismas, a que descubran sus verdaderos potenciales, aumentando su autoestima y la confianza que, por diferentes motivos, habían llegado a perder casi por completo.

¿Qué más se puede pedir?

Anuncios

2 respuestas a Mi proceso de cambio personal

  1. Malena dijo:

    Querido amigo , he sido testigo de una parte del cambio personal que has hecho y me siento orgullosa de verte fuerte y emprendedor. Seguí adelante.

    • Muchas gracias Malena.
      Gran parte del éxito de este cambio que estoy haciendo os lo debo a las personas estupendas que estoy encontrando en mi camino, que me dáis la alegría y la fuerza para seguir adelante.
      Un fuerte abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s