SER o ESTAR, he aquí la cuestión

hamlet

De pequeño, mi padre me decía que yo era un torpe y que no sabía hacer nada con las manos. Hoy hago, para mí y para otras personas, montones de reparaciones y trabajos manuales creando cosas útiles a partir de meros desechos.

Mi exmujer me llamaba “egoísta” (realmente quería decir “egocéntrico”, pero es muy habitual confundir estos términos). Actualmente hay personas que me agradecen el hecho de pensar mucho en los demás.

Hay quien me ha recriminado el hecho de “no saber amar” y, en cambio, otra persona me llama “el amor de su vida”.

A veces me han tachado de falso y, por otro lado, me han dicho que yo nunca podría mentir porque se me notaría en seguida.

En mi adolescencia se reían de mi ingenuidad y ahora me alaban por dar un voto de confianza a los demás, sobre todo a personas necesitadas de sentir esa confianza para rehacer sus vidas.

Durante mi infancia y juventud fui bastante solitario, por sufrir complejos de inferioridad y de falta de popularidad pero, ahora en la madurez, he conseguido diversos logros que me han llevado a ser el nexo de unión entre muchas personas.

Y así podría continuar llenando varias páginas con inacabables contradicciones.

¿Con cuáles de todas estas afirmaciones tengo que quedarme?

¿Cómo SOY YO realmente?

¿Soy el ser torpe, solitario, impopular, falso y sin corazón que algunas personas me han dicho —o me han hecho sentir—  o, por el contrario, soy amoroso, hábil, sincero, sociable y todo lo demás que me dicen otras?

Difícil coyuntura es ésta…

Cuando NO nos conocemos lo bastante a nosotros mismos tendemos a dar excesivo crédito a lo que dicen de nosotros ciertas personas a las que, ya sea por factores como la edad o por otros motivos, les otorgamos el “poder especial” de ETIQUETARNOS.

Esto suele empezar de pequeños, cuando no nos han estimulado adecuadamente para que conozcamos nuestros verdaderos potenciales  y, por el contrario, nos bombardean continuamente con frustrantes COMPARACIONES entre nosotros y otras personas catalogadas “de éxito”, ya sean familiares, amigos, educadores, compañeros, etc., que se desempeñan bien en algún ámbito de su vida.

Cuando una persona aún no se ha formado su propia visión de QUIÉN y CÓMO ES realmente, de cuáles son sus OBJETIVOS y sus GUSTOS, es muy fácil que se sienta mal ante lo que otros consideran que son fracasos y, si esto se repite en el tiempo, lo más habitual es que se generen frustraciones y CREENCIAS LIMITANTES por pensar realmente que somos todo lo mediocres que otros nos quieren hacer creer que somos.

angel-demonio

Es lo que se llama la profecía autocumplida,  de la que ya hablé en otro artículo.

Considero que una de las mayores responsabilidades de los que somos padres es, precisamente, ayudar a nuestros hijos a conocerse mejor  y a saber qué quieren en la vida, a tener un criterio propio respecto a lo que les afecta y a ser capaces de defenderlo ante los demás por su propio convencimiento de que es lo mejor para ellos, al ser un signo de COHERENCIA PERSONAL.

Aquello que pensamos que es mejor para los demás son razonamientos hechos en base a nuestras propias creencias y vivencias, pero no nos damos cuenta que esas otras personas van a tener, seguramente, otras experiencias y puntos de vista que les van a hacer vivir OTRAS REALIDADES distintas a las nuestras, iguales de ciertas todas ellas -para cada uno- pero, al mismo tiempo, completamente distintas.

Volviendo a mi caso particular, y utilizando una mirada lo más amplia posible ante la coyuntura que he planteado, debo decir que la única solución que encuentro a esa disyuntiva es que yo NO SOY realmente de una manera en concreto sino que, en cada momento de mi vida, posiblemente haya ESTADO o ESTÉ SIENDO de una forma u otra: torpe, hábil, falso, sincero, sociable, huraño, etc.

Esto no se trata de una teoría mía sino que otras personas, como el filósofo alemán Martin Heidegger, también creen o han creído en ello, de lo que surgió su Teoría existencialista en la que sostiene que

“el SER alude a la esencia de la persona, a su cualidad de humano que le da vida y el ESTAR es la manera en que se ubica y posiciona en este mundo, su estilo de vida, sus acciones y modo de relacionarse con los demás. ambos van juntos en la práctica, solamente en la teoría pueden ser descritos por separado”.

Lo que creo interesante, más allá de las teorías filosóficas, es el hecho de comprender que todos nosotros podemos ser de una forma u otra en cada momento (”estar”) dependiendo de infinidad de factores (estado emocional, circunstancias externas…) pero que eso no significa en absoluto que SIEMPRE tengamos que estar así —que SEAMOS así definitivamente— sino que  podemos comportarnos de manera diferente siempre que creamos que hacerlo de ese modo es SER COHERENTES  con nosotros mismos, con lo que sentimos y deseamos en ese momento, independientemente de lo que digan o piensen los demás sobre nosotros o respecto a lo que sea mejor para nuestra vida.

El auto-concepto, lo que nosotros pensemos y, sobre todo, sintamos respecto a nosotros mismos es lo que nos tiene que importar de verdad, al fin y al cabo.

Si nos sentimos bien con nuestra forma de actuar y de pensar nos daremos cuenta, aunque ahora nos parezca extraño, de que aquello que piensen los demás de nosotros es únicamente RESPONSABILIDAD SUYA y dependerá de SUS creencias y de SUS vivencias, por tanto,

¿debemos permitir que algo que solo depende de los demás

nos afecte en nuestra vida?

Autoconcepto

 

Si crees que este artículo puede serle útil a alguna otra persona

¡compártelo!

Anuncios

Acerca de Chema Montorio

Facilito el Autoconocimiento personal para impulsar los cambios, personales y profesionales. Mi pasión es compartir lo que aprendo para que afloren los verdaderos potenciales de las personas y transformar la oscuridad en la que viven en luz, con la que ayuden a brillar a muchos más...
Esta entrada fue publicada en Auto-conocimiento, Ejemplos reales, Estado emocional, Reencontrarse, Ser mejores, Yo mismo y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a SER o ESTAR, he aquí la cuestión

  1. J. Rolf dijo:

    Buen post!! Quizás te guste alguna entrada de mi blog.
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s