Sacar a la luz lo que permanece oculto

arqueologia

¡Qué maravillosa misión es esa!

Contribuir a que el mundo vea algo que se encontraba escondido, enterrado bajo tierra… o en el corazón de una persona, que a veces suele ser lo mismo.

Nuestro corazón puede ser como la montaña que oculta en su seno los diamantes y piedras preciosas más bellas del mundo: capas y capas de materiales que no dejan ver, ni a su propio dueño, todo lo de valor que hay en él.

Para descubrir toda esa belleza interior a veces hay que excavar poco a poco, ahondando con paciencia y empeño, hasta llegar al verdadero filón que se encuentra en la esencia de cada uno y que permanece escondido a nuestra propia consciencia, en ocasiones durante toda una vida ¡pero que está ahí!, esperando a que lo encontremos para enseñárselo orgullosos al resto del mundo.

Howard Carter descubrió la tumba de Tutankamón, con los ricos tesoros que siguen deslumbrando aún hoy en día a quien los observa.

Machu Picchu, Petra, Babilonia, las pirámides de Egipto, Stonehenge,…, todas ellas son joyas antiguas que ahora contemplamos con admiración pero, ¿qué hay de quienes las crearon? ¿de todas aquellas personas que dieron lo mejor de sí mismos (fuerza, creatividad, ingenio, perseverancia,…) para modelar y reunir tanta belleza que, siglos después, consideramos como auténticas maravillas del mundo?

Dentro de cada persona se encuentran las verdaderas Corazón con manosjoyas de la Humanidad, y todos los que contribuyen a que esas maravillas afloren a la luz son auténticos privilegiados al conseguirlo, aunque sea una sola vez en su vida.

Mentores, psicólogos, coaches, formadores, entrenadores, médicos, terapeutas, amigos, parejas, familiares y, simplemente, PERSONAS que lo dan todo para que otros sean conscientes de quiénes son en realidad, de todo el potencial que tienen dentro suyo para explotar y disfrutar, para dar y merecer, para amar y ser amados por cómo son y no por cómo querrían los demás que fueran; todas esas personas que contribuyen a que los demás puedan conocerse mejor son los auténticos descubridores del más importante tesoro del mundo: ¡el verdadero corazón de un semejante!

De pequeño yo quería ser arqueólogo y de mayor mi sueño es ayudar a los demás, ahora sé que esos dos propósitos van de la mano y forman uno solo que, para mí, ¡es la mejor misión del mundo!

¿Cuál es la tuya?

misión-de-vida

 

Si crees que este artículo le puede ser útil a alguien ¡compártelo!

Anuncios

Acerca de Chema Montorio

Facilito el Autoconocimiento personal para impulsar los cambios, personales y profesionales. Mi pasión es compartir lo que aprendo para que afloren los verdaderos potenciales de las personas y transformar la oscuridad en la que viven en luz, con la que ayuden a brillar a muchos más...
Esta entrada fue publicada en Auto-conocimiento, Colaboración, Inspiración, Reencontrarse, Ser mejores y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s