Alejandro Gómez Gómez: su historia

La siguiente carta de un joven que sufrió acoso escolar, escrita para ayudar a los que lo sufren hoy en día, es digna de ser leída y compartida.
Nadie tiene ningún derecho sobre los demás por absolutamente ningún motivo.
Y, como se dice en la carta: la responsabilidad del acoso está más compartida por padres y enseñantes de lo que solemos pensar.
¡Todos somos diferentes! y por eso también somos especiales y dignos de respeto por los demás.

Bailar bajo la lluvia

20170206_092137

Carta de un alumno de 1º de Integración Social del Colegio San José de la Guía que ha decidido contar su historia para sensibilizar sobre el acoso escolar y visibilizar la diversidad:

“Ha llegado el día en el que quiero desnudarme, dejar todo aquello que cubre mi cuerpo encima de la verdad y mostrarme tal y cómo soy, sin más.

Las decisiones requieren tiempo, tanto tiempo como despojarse de lo que pesa, de lo que estorba, de lo que molesta… Pudiera parecer que el tiempo es nuestro enemigo, pero no lo es. A veces, se vuelve compañero de viaje, aliado de la razón, socio de un futuro tan incierto cómo prometedor… Y mientras me voy deshaciendo de la ropa vieja, de los trapos rotos, el tiempo se encarga de tapar las cicatrices de unas heridas que ya no duelen, pero que sólo yo he vivido, que sólo yo noto.

Y…

Ver la entrada original 776 palabras más

Anuncios

Acerca de Chema Montorio

Facilito el Autoconocimiento personal para impulsar los cambios, personales y profesionales. Mi pasión es compartir lo que aprendo para que afloren los verdaderos potenciales de las personas y transformar la oscuridad en la que viven en luz, con la que ayuden a brillar a muchos más...
Esta entrada fue publicada en Ser mejores. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Alejandro Gómez Gómez: su historia

  1. María magdalena Pfaar Álvarez dijo:

    Gracias Alejandro Gomez por tu valentía al hacer público tu testimonio. Gracias Chema por difundirlo. Basta de permitir el acoso escolar.

    • Gracias Malena. Mientras no se reconozcan las verdaderas responsabilidades que tienen cada uno de los que juegan algún papel en este tema, será difícil acabar o reducir esta lacra social. Hay que hacer mucho más trabajo de pedagogía emocional, y no solo con los niños y adolescentes, sino también con los padres y los educadores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s