Hacer limpieza

 

hacer-limpieza

Hace mucho que no escribo en este blog, no por falta de ganas sino de tiempo e inspiración, pero algo que me ha dicho una amiga me ha hecho pensar en el título de este artículo y, de ahí a ponerme a escribir, solo ha habido un momento de indecisión.

Al decirle a mi amiga que estaba sufriendo un fuerte resfriado ella me ha dicho algo como: “ya sabes, toca hacer limpieza…”.

Con esta breve frase no se estaba refiriendo a que debía limpiar mi casa sino algo mucho más profundo.

Desde hace mucho tiempo se sabe que nuestro cuerpo reacciona de una manera u otra ante las emociones que sentimos, somatizándolas, sobre todo cuando no actuamos de forma coherente con ellas: el cuerpo nos avisa de diferentes formas (malestar, enfermedad, dolor,…), de que algo no estamos haciendo bien y de que no vamos en la dirección correcta.

Nuestro cuerpo es sabio, lástima que la mayoría de nosotros no sepamos escuchar esa sabiduría, en muchas ocasiones.

resfriadoConcretamente, respecto a las gripes y los resfriados, se piensa que en muchos casos son una manifestación corporal de que necesitamos “hacer limpieza” a nivel emocional, ya sea porque haya una situación que nos desagrade y no sepamos cómo solucionarla, porque queramos evitar un conflicto o porque nos sintamos confundidos ante algo o alguien, entre otros motivos.

Los catarros no se producen solamente en épocas frías del año, sino que estamos expuestos a ellos en cualquier momento, incluso en verano,  justificándolos entonces con la posibilidad de “recibir golpes de aire” o de tomar bebidas demasiado frías lo cual, de ser siempre cierto, tendría que provocar resfriados en la mayor parte de la población ya que las formas de actuar son muy parecidas para la mayoría de las personas coincidiendo con las estaciones del año.

Lo que sí es cierto es que la bajada de las defensas que provoca en nosotros el estar sometidos a una presión inusual, por alguna circunstancia que nos agobie especialmente, puede dejar la puerta abierta a que cualquier pequeña causa externa (una corriente de aire, mojarnos por la lluvia, una bebida fría,…) nos afecte de forma virulenta, aunque las mismas circunstancias no causen el mismo efecto en los demás.

En los siguientes enlaces se pueden leer reflexiones más detalladas sobre este tema:

http://josemanuelromerolopez.blogspot.com.es/2010/01/resfriados.html

https://www.facebook.com/note.php?note_id=233497540339

El resfriado puede ser una manifestación corporal de que algo nos está agobiando mucho (nos sentimos “hasta las narices” por algo) y de que necesitamos apartarnos de todo y de todos temporalmente para poner orden en nuestra vida, a lo cual nos ayudan los síntomas de las gripes y catarros  (estornudos, tos, mucosidad, flemas,…) que causan que los demás no quieran acercarse a nosotros por miedo al contagio y justifiquen nuestro aislamiento o incapacidad temporal para hacer “vida normal”.

Cuando la confusión y el agobio nos dominan necesitamos apartarnos de lo que las causan e, incluso, de nuestro entorno en general, para poder retraernos sobre nosotros mismos, pensar, reflexionar y tomar decisiones con mayor perspectiva y seguridad; y esos momentos de interiorización “forzada” nos los brinda el molesto resfriado, cuando no somos capaces de alcanzarlos por nosotros mismos al carecer de suficientes recursos personales en materia de gestión emocional.

Como dije antes: el cuerpo es sabio.

Podemos creer en ello o no pero, en mi caso, mi amiga me ha hecho darme cuenta que en esta ocasión puede ser así al señalarme que “tenía que hacer limpieza por algo” puesto que, inmediatamente, he identificado cuál podía ser la situación que me estaba agobiando y que no quería afrontar.

Conocer nuestro cuerpo nos ayuda a conocernos mejor a nosotros mismos y a actuar de forma más coherente respecto al conjunto formado por nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro espíritu, lo que nos da la tranquilidad y serenidad que, para los que no soñamos con tener un Ferrari en el garaje de nuestra mansión de Miami, también se suele llamar…

Felicidad.

quiet

Si crees que este artículo le puede ser útil a alguien… compártelo.

Anuncios

Acerca de Chema Montorio

Facilito el Autoconocimiento personal para impulsar los cambios, personales y profesionales. Mi pasión es compartir lo que aprendo para que afloren los verdaderos potenciales de las personas y transformar la oscuridad en la que viven en luz, con la que ayuden a brillar a muchos más...
Esta entrada fue publicada en Ejemplos reales, Estado emocional, Reencontrarse, Yo mismo y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s