¡Emprender! otra solución “milagrosa” para los desempleados

 

Emprendedor Supermán

¿Cuántas veces habremos escuchado, mientras estábamos en el paro, que lo que debíamos hacer era “emprender” un proyecto de negocio por nuestra cuenta?

Posiblemente tantas como lo de que debíamos “reinventarnos”,  que es la primera solución milagrosa para los desempleados y sobre la que ya escribí en este mismo blog.

Emprender se ha llegado a convertir en un término tan aceptado socialmente que parece que lo más natural en el mundo laboral sea “crear nuestro propio empleo”, lo cual les va muy bien a nuestros gobernantes, dicho sea de paso, para quitarse un problema de encima poniendo la responsabilidad de encontrar la solución a la falta de trabajo en los propios desempleados.

La pregunta que yo me hago es la siguiente: todos esos formadores, profesionales diversos, políticos, familiares y amigos, todos ellos claramente bien intencionados, que nos aconsejan sobre el emprendimiento ¿son o han sido emprendedores alguna vez en su vida?

Estoy seguro que algunos de ellos sí que conocerán de primera mano la experiencia de emprender, pero me gustaría saber cuál es la proporción al respecto y, lo más importante aún ¿cuántos de ellos se hicieron emprendedores por pura necesidad? Creo que no me equivocaría mucho si me aventurara a decir que habrán sido muy pocos.

Considero que utilizar este concepto demasiado alegremente (igual que el de reinventarse) puede llegar a ser, a medio o largo plazo, frustrante y perjudicial para el equilibrio emocional de muchas personas en situación de desempleo.

En mi opinión, emprender no puede tratarse de una “huída hacia delante” para aquellos que no encuentran una salida a la falta de trabajo, porque  esto suele acabar en fracaso profesional y, lo que es más grave aún, también personal por los daños colaterales que puede llevar unidos.

¿Qué pasa con la motivación personal y las aptitudes de cada uno a la hora de escoger una opción u otra en la búsqueda de empleo?

La motivación es el auténtico motor que marcará la diferencia entre conseguir o no nuestros objetivos, por delante de las capacidades, de los recursos o de la preparación que tengamos, aunque estos sean aspectos a tener también en cuenta.

¿Podemos plantear el emprendimiento como la mejor solución al  problema laboral, sin contar con la motivación personal y las aptitudes del candidato a emprendedor?

¿Realmente el querer solucionar los problemas económicos, como único objetivo para emprender, aporta el suficiente soporte emocional para iniciar un negocio y enfrentarse con éxito a los obstáculos, que muy posiblemente van a surgir, para poderlo mantener en marcha de forma satisfactoria?

comenzar-empresa

Que me perdonen los formadores y técnicos en la materia pero considero que, aún con la mejor de las intenciones, pueden crear a muchas personas en situación vulnerable unas expectativas dificilmente alcanzables si no se tienen estos factores en cuenta que, para mí, son fundamentales a la hora de hablar de emprendeduría.

En muchas ocasiones las personas no reúnen las condiciones adecuadas o, simplemente, no se encuentran en el momento apropiado para emprender un negocio, ya sea por cuestiones emocionales o de otro tipo; por tanto, el emprendimiento se puede plantear como una opción “posible” a explorar, con la cautela y el  rigor que se merece, pero no como practicamente “la única opción”, que es lo que se está haciendo demasiado habitualmente.

En el próximo artículo daré mi visión de lo que es el emprendimiento profesional, relacionada con los aspectos que acabo de comentar y basada en mi propia experiencia que, evidentemente, no tiene por qué coincidir con la de otros emprendedores; simplemente será una más de las posibles.

 

Anuncios

Acerca de Chema Montorio

Facilito el Autoconocimiento personal para impulsar los cambios, personales y profesionales. Mi pasión es contribuir a que afloren los verdaderos potenciales de las personas y transformar la oscuridad en la que viven en luz, con la que ayuden a brillar a más personas.
Esta entrada fue publicada en Ejemplos reales, Emprendeduría, Estado emocional, Ser mejores y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¡Emprender! otra solución “milagrosa” para los desempleados

  1. Excelente articulo. Me gusta la idea que hay personas que están en diferente fase personal como para llevar a cabo un proyecto. Al final pueden sentirse obligados y tal vez un fracaso sea definitivo para posibles proyectos de futuro. ¿Crees que emprender es un actitud propia de la persona y otras simplemente no lo son? ¿Crees que estas personas en realidad necesitan otras opciones más enfocadas a ellas?

    • Hola Carlos.
      ¡Muchas gracias por tu acertadísimo comentario! Me encanta que me hagas esas preguntas.
      Respecto a la primera creo que hay una parte muy importante de verdad en lo que dices (que emprender va muy ligado a la personalidad de cada uno, a sus actitudes, competencias y creencias) pero también creo que cuenta mucho el momento en que se encuentre la persona. Pienso que, el mismo individuo que pueda reunir en un momento de su vida las características adecuadas para emprender, puede que en otro momento no sea así, por razones personales -sobre todo emocionales- familiares, etc. Por eso es tan importante hacer un buen análisis de la persona antes de “lanzarlo” a emprender a pecho descubierto.
      Tal como dices en tu segunda pregunta, aquellas personas que se observe que no tienen el perfil adecuado, o que no se encuentren en el momento más propicio para emprender, deberían contar con otras opciones que les ayudaran más a prepararse a nivel personal y específico para enfrentar el paro y la búsqueda de empleo, de forma más eficiente y acorde con sus circunstancias.
      De esto ya se hace algo, con formaciones sobre Competencias, estudio del mercado laboral, técnicas de búsqueda de empleo, etc., pero creo que sin profundizar demasiado en lo que considero realmente importante: el auto-conocimiento y la gestión de las emociones para conseguir un mayor equilibrio emocional y la auto-confianza suficientes con que aprovechar mejor los recursos, personales y técnicos, que pueden tener a su alcance.
      Sin un mínimo equilibrio emocional, las oportunidades pueden pasar por delante tuyo sin que las veas o las puedas aprovechar.
      El tema del desempleo, y en especial los desempleados, se merecen un tratamiento mucho más cuidadoso y humano del que creo que se está dando en líneas generales.
      Un fuerte abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s