La Perfección no existe, la Excelencia sí.

mediocrity

No sé quién fue el que dijo aquello de “la perfección no existe, pero hay que buscarla”.

Estoy muy de acuerdo con esta frase y, además, pienso que el camino para esa búsqueda pasa por cultivar la Excelencia.

Según la definición del diccionario, excelencia significa: “que tiene el grado más elevado entre los de su género”; y también, “que sobresale en mérito”.

También se trata de la cualidad de excelente, que significa: magnífico, sobresaliente en bondad, calidad o estimación.

Según la Wikipedia, “la excelencia es una virtud, un talento o cualidad, lo que resulta extraordinariamente bueno y también lo que exalta las normas ordinarias. Es también un objetivo para el estándar de rendimiento y algo perfecto.”

El orígen de la palabra proviene del latín, excellentia, excelsus y celsitudo, significando “elevación”, o de “elevada categoría espiritual”.

Por todo lo visto, el concepto de “excelencia” tiene que ver con lo que es sobresaliente a lo habitual, aquello que tiene una gran calidad o que es de elevada categoría, pero no se refiere solamente a lo material, sino también a lo relacionado con la calidad de las personas, de ahí que se haga referencia a términos como “virtud” o “categoría espiritual”.

A mi entender, la Excelencia consiste en hacer las cosas de la mejor forma posible, según nuestras cualidades y circunstancias.

Excelencia no es sinónimo de perfección, un concepto tan relativo que nadie se atreve a delimitar, sino que equivale a hacer las cosas con el 100 % de nuestro potencial, sin aspirar a ser perfectos pero sin quedarnos a medio camino de lo que realmente podemos dar de nosotros mismos, es decir, la excelencia se puede entender como lo opuesto a la mediocridad.

Una persona excelente, o que haga las cosas con excelencia, es aquella que se ocupa en hacer todo de la mejor manera que sabe y puede, teniendo en cuenta sus limitaciones pero sin justificarse en ellas para hacerlo de forma peor de lo que le permiten sus capacidades.

Cuando una persona tiene la posibilidad de hacer algo, digamos, a un nivel 10, pero lo hace según un nivel 8, esa persona está siendo mediocre porque no da todo el rendimiento que podría dar.

En cambio, si el máximo que una persona puede ofrecer, por sus características y limitaciones, es un nivel 6 y hace las cosas teniendo como resultado ese nivel 6 ¡es una persona excelente! porque pone TODO su potencial en juego para hacer aquello de la mejor forma posible para ella. Seguramente otra persona podría hacerlo con un mejor resultado, es cierto, pero no podría conseguirlo si tuviera los recursos y limitaciones que tiene esa persona del nivel 6, por tanto, el nivel 6 es un nivel “excelente” para ella.

Por esto, tal como decía al principio, la Excelencia es un concepto que tiene que ver totalmente con la Actitud que tengamos para hacer las cosas o funcionar por la vida. Está relacionado con el SER.

Si SOMOS mediocres, haremos cosas mediocres, si SOMOS excelentes, haremos cosas excelentes. Como dice una frase que también aparece en varios artículos al respecto:

“Primero hay que ser, para después hacer”

Pero no confundamos el ser excelentes con querer ser mejores que los demás.

Excelencia- dibujo campeón

Para mí, excelencia significa ser mi mejor Yo, dar el máximo de mi potencial para superarme contínuamente a mí mismo, sin importarme lo que hagan los demás ni cuál sea el estándar marcado; en esto último disiento de la segunda parte de la definición que aparece en Wikipedia.

Ser excelentes no solo sirve para que otros se beneficien de nuestra calidad en el trabajo bien hecho, nosotros también tendremos un gran beneficio por ello: tener la satisfacción de estar buscando nuestra propia superación, lo cual puede llegar a ser un hábito si lo practicamos habitualmente.

Por cierto, el concepto de “excelencia” no es ningún invento moderno: forma parte de los pilares fundamentales de conducta de algunas civilizaciones muy antiguas, entre ellas de la cultura mesoamericana de los toltecas.

Podréis leer más al respecto en la publicación Los 4 acuerdos (descarga gratuita en el enlace), del Dr. Miguel Ruiz. Es un pequeño libro muy interesante que os recomiendo porque recoge cuatro principios básicos para conducirse por la vida y que ayudan a que ésta sea mucho menos complicada y más humana.

Mi moraleja para este artículo sería:

“la excelencia es un concepto totalmente alcanzable,

la perfección no.”

¿Qué preferimos: frustrarnos por no ser perfectos, resignarnos a ser mediocres o esforzarnos para ser excelentes?

Al fin y al cabo, la decisión siempre es nuestra.

 

frase-somos-lo-que-hacemos-dia-a-dia-de-modo-que-la-excelencia-no-es-un-acto-sino-un-habito-aristoteles-101750

 

Anuncios

Acerca de Chema Montorio

Facilito el Autoconocimiento personal para impulsar los cambios, personales y profesionales. Mi pasión es contribuir a que afloren los verdaderos potenciales de las personas y transformar la oscuridad en la que viven en luz, con la que ayuden a brillar a más personas.
Esta entrada fue publicada en Frases inspiradoras, Recursos, Ser mejores y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s